Archivo de la categoría: Metrica

esalud en España, según datos recogidos por la Fundación Telefónica

El viernes pasado estaba invitado a asistir a la presentación del informe “La sociedad de la información en España 2009” de la Fundación Telefónica. Aunque tenía poco tiempo, me apetecía asistir así que me fuí para la presentación. No había mucha gente, y me sorprendió, pero en cambio el contenido de dicho informe creo que es sumamente interesante. Dedica un apartado a la e-salud con diversos gráficos y estadísticas de las que me gustaría destacar lo siguiente:

  1. “El número de personas que utilizan internet para buscar información relacionada con la salud no deja de crecer”. 9,2% en 2004, 19,1% en 2006, 24,8% en 2008.
  2. “España se encuentra por debajo de Europa en la utilización de las tecnologías en las consultas médicas”. Uso de ordenadores en las consultas médicas: 77% en España frente al 87% en Europa; Uso de internet en las consultas médicas: 51% en España frente al 69% en Europa
  3. “Casi un 40% de los internauras han utilizado este medio para realizar actividades relacionadas con la salud, 5 puntos porcentuales más que el año anterior”.
  4. “La información sobre la salud más buscada utilizando internet, es relativa a enfermedades seguida de nutrición. La información sobre los servicios de salud despierta menos interés”
  5. “Los servicios de e-sanidad más básicos como almacenamiento electrónico de datos tienen un alto grado de desarrollo, en cambio otros más sofisticados como transferencias de datos entre médicos, se encuentran en sus fases iniciales”En este punto debo decir que inicialmente me resultó extremadamente bajo que en un rango de implantación entre 0 y 5, la prescripción electrónica de medicamentos estuviese solamente en el 0,3 en Europa y el 0,2 en España. Después leyendo la letra pequeña me di cuenta en en este caso particular, los datos son de 2007. Estoy seguro  que ahora el dato sería mucho más alentador, al igual que el resto que aparecen en la gráfica.
  6. “Son pocos los usuarios que crean contenido relativo a la salud”. Sólo el 6% de los adultos mayores de 18 años que consultan información médica utilizando internet han escrito comentarios, preguntas o información sobre temas médicos en discusiones on line, listas de correo o foros on line. Sólo el 5% han comentado sobre temas de salud en un blog. Y estos datos son de EEUU, podemos suponer que en España serían todavía más bajos.

En el capítulo 6.2.9 del informe, encontrareis todos estos datos detallados y ampliados con gráficos. Tal como ya comenté para el caso del informe de 2008, es un informe amplio de unas 450 páginas que toca muchos ámbitos diferentes sin profundizar en ninguno de ellos pero que sí te da una idea general de los mismos.

Hoy para finalizar os dejo con el último spot de Estrella Damm, rodado esta vez en Menorca. Y es que la semana que viene me voy a las Fiestas de San Joan de Ciutadella de Menorca, mi pueblo natal… y ya me estoy entonando.

HIMSS Analytics aterrizará en Europa. Bienvenido!

Durante el eHealth Week 2010 de Barcelona, se comentó que una de los puntos de cooperación que se estaba abordando entre Estados Unidos y Europa en materia de sanidad era la confección de métricas para conocer el estado en que se encuentran nuestros hospitales con respecto a la adopción de la Historia Clínica Electrónica. Ya comenté en un escrito anterior que no existía actualmente este tipo de métricas en Europa y veía necesario su implantación. Ya se sabe la máxima: solo lo que se mide se puede gestionar. Paralelamente leí un artículo  en eHealthEurope que desde el HIMSS se están llevando a cabo muchos contactos de alto nivel para que el HIMSS Analytics desarrolle sus actividades también en Europa. Estupenda notícia!! Su sistema de medición de la implantación de la historia clínica electrónica (EMRAM: Electronic Medical Record Adoption Model) está perfectamente operativo en Estados Unidos y puede ser de mucho interés para nosotros.  Para vuestra comodidad os describo brevemente los 8 escenarios que plantean ellos y que son los siguientes.

 0.-  La organización no utiliza un sistema de información para los tres principales departamentos de servicios centrales:  laboratorio, farmacia, radiología.

1.- La organización utiliza un sistema de información para laboratorio, farmacia y radiología.

2.- Los datos provenientes de laboratorio, farmacia y radiología alimentan un Repositorio Común de Datos Clínicos (CDR: Clinical Data Repository) al que acuden los profesionales como punto de acceso único para consultar los resultados. Dicho repositorio se basa en catálogos estándar y contiene reglas para el chequeo de incompatibilidades básicas para ayudar a la toma de decisión clínica (CDS: Clinical Decision Support). La información almacenada en el CDR es capaz de integrarse con otros sistemas de información del propio hospital o de cualquier entidad sanitaria autorizada (HIE: Health Information Exchange capable).

3.- Tener implantado el sistema de información para la documentación clínica de enfermería (signos vitales, notas de enfermería, planes de cuidados…) valorándose muy positivamente el registro digital de administración de la medicación (eMAR: electronic Medication Administration Record). Todo ello integrado en el CDR para al menos un servicio clínico del hospital.  Está implantado el primer nivel de ayuda a la toma de decisión clínica para detectar errores en la prescripción  (detectados normalmente en el servicio de farmacia).  Existe algún sistema de almacenamiento de imágenes (PACS: Picture Archiving and Communication System) accesible para los clínicos del hospital.

4.- Tener implantado un gestor de peticiones clínicas (CPOE: Computerized Practitioner Order Entry) para al menos un servicio clínico del hospital. Tener un segundo nivel de ayuda a la toma de decisión clínica (CDS) siguiendo protocolos de medicina basada en la evidencia.

5.- Tener cerrado el ciclo completo de la prescripción/administración de la medicación.  Esto es, tener implantados e integrados el sistema de información de farmacia, el gestor de peticiones  (CPOE) y el registro electrónico de administración de medicamentos (eMAR) – con la pertinente identificación del paciente y medicamento, mediante código de barras u otro sistema como identificadores de radiofrecuencia (RFID: Radio-Frecuency IDentification)- para maximizar la seguridad del paciente a pie de cama.

6.- Tener implantado el sistema de información para la documentación clínica de los médicos junto con los gráficos asociados en al menos un servicio del hospital. Tener un tercer nivel de ayuda a la toma de decisión clínica a modo de alertas sobre la conformidad o discrepancia de la consecución de resultados  y seguimiento de los protocolos  preestablecidos. Implantación total del PACS de manera que ya no se utiliza en ningún caso las placas radiológicas.

7.- Hospital sin papeles. No se utiliza el papel para la dispensación de los cuidados del paciente y la historia clínica es un conjunto de datos diferenciados, con documentos e imágenes clínicas que conforman la Historia Clínica Electrónica (EMR: Electronic Medical Record). Se utiliza un DataWareHouse para analizar los datos clínicos y mejorar la calidad de la asistencia sanitaria y la seguridad del paciente. La información es fácilmente compartida mediante protocolos estándar con otras entidades autorizadas para ello. El hospital dispone de un resumen unificado de la evolución del paciente dentro del hospital, integrando la información de los distintos servicios médicos por los que ha pasado, ya sea en hospitalización, consultas externas, urgencias, etc.

El 50% de los hospitales de Estados Unidos están actualmente en el escenario 3 y solamente el 0,7% se encuentran en el escenario 7. ¿Qué pasa en España? No hay ningún estudio al respecto pero, según esta clasificación y por lo que yo sé, ningún hospital pasaría del escenario 4 (¿alguien conoce alguno?) puesto que cerrar completamente el circuito de prescripción/administración de medicamentos es muy, muy difícil  por requerir la identificación unívoca tanto del paciente como del medicamento mediante código de barras o RFID y compararlo con la prescripción en el momento de la administración. Precisamente por esto en España  (también en EEUU) aunque algunos hospitales cumplirían con el escenario 6, no tendrían subsanado el escenario 5, por lo que igualmente tendrían la certificación 4. Se podría discutir el contenido de cada escenario (no deja de ser extraño que la documentación médica esté en el penúltimo estadio), pero lo cierto es que estos escenarios  y su progresión responden a unos objetivos bien definidos…  que comentaré en otra ocasión.