Tengo un móvil. ¿Quién me impedirá acceder a las redes sociales?

Me gustó el escrito “Resistance is futile: smartphone apps coming to health care” de Lee Aase en su blog. A partir de del informe “How Smartphones ara changing Health Care for Consumers and Providers”  realizado por la California HealthCare Foundation y discutiéndolo con alguno de sus colegas del Mayo Clínic llega a varias conclusiones. Una de ellas es que, con la masiva utilización de internet en el móvil, todas las políticas que se pongan en práctica para evitar la utilización de las redes sociales dentro de las organizaciones van a ser estériles. Sobre esta misma hipótesis, he leído esta semana otras aportaciones en España como la del blog de Juan Iraola y a partir de ella, la del blog SobreviviRRHHé!.

El caso es que yo pienso igual y por eso me picó la curiosidad de saber como Lee Aase había llegado a esa conclusión a partir del susodicho informe. Y me lo leí. El informe repasa el % de adopción de los móviles de tercera generación en EEUU con algunos datos curiosos como que los afroamericanos utilizan mucho más los móviles para acceder a internet que los blancos , que lo hacen más desde un ordenador, por lo que cuando juntas los dos datos la brecha digital se desvanece entre las distintas etnias se desvanece. Seguidamente dirige su atención hacia las aplicaciones de móviles aplicadas a la salud. Anuncia que en febrero de este mismo año había 5.805 aplicaciones de salud para el iphone de las cuales el 73% de ellas estaban dirigidas a pacientes y el 27% a profesionales de la salud. Sin embargo este dato lo contradice más tarde cuando afirma que “en general, las empresas de desarrollo ven más potencial en las aplicaciones para hospitales y médicos que para los pacientes”. ¿Como se come esto?

Se pueden encontrar más datos curiosos, por ejemplo, que las personas con alguna enfermedad crónica son menos propensos a estar conectados a internet (también pasa desde e l móvil). O también que en 2008 solamente (¿solamente?) el 3% de los americanos utilizaba una Historia Clínica Personal. A continuación repasa una infinidad (realmente son muchas) de aplicaciones de móviles  aplicadas al mundo sanitario para diferentes intereses (alertas, diagnóstico, urgencias, formación….). De entre todos los ejemplos me quedo con un dato extraído de un informe del Brigham and Women’s Hospital de 2005 en el cual se afirma que el 60% de los médicos que utilizan la aplicación Epocrates reducen sus errores médicos en 3 o más al mes. ¿Es mucho?¿Es poco? Es una muestra de que las aplicaciones móviles pueden aumentar la seguridad del paciente.

En resumen, lo que viene a decir el informe es que la introducción del móvil como una extensión más del profesional es imparable. Las propias organizaciones alentarán su utilización. ¿Como se podrá impedir pues el acceso a las redes sociales?

Esta vez no os dejo con un vídeo divertido. Os dejo con un vídeo increíble. La imaginación no tiene límites: como convertir en arte un puñado de arena… y llegar al corazón.

Anuncios

Una respuesta a “Tengo un móvil. ¿Quién me impedirá acceder a las redes sociales?

  1. Hola, me ha gustado tu blog y esta entrada me ha recordado que no hace mucho escribí (en gallego) en el mío sobre que más pronto o más tarde surgirá la necesidad de clasificar, certificar o regular las aplicaciones y contenidos sanitarios.

    http://cuadernillosanitario.blogspot.com/2009/11/precisan-as-aplicacions-sanitarias.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s